viernes, 30 de agosto de 2013

"Sanctus Filia" por Pablo Espinoza Bardi

 
Ilustración por All Gore
Coleccionas todo tipo de santos de yeso. Los colocas alrededor de tu cama y los observas con cristiano fervor, de una manera que cualquiera diría: “éste hombre es un verdadero devoto del Señor”... y eso, se podría decir que es normal, por lo menos para los que sienten ese gran fervor religioso. Pero tu fanatismo revela un gran ardor pasional hacia tus queridos santitos, de eso, no cabe la menor duda. Todos los días, después de misa, y después de excitarte con las aberraciones que confiesan las viejas cínicas de la comunidad, acudes veloz hasta tu cuarto para saciar ese malsano vicio: el de masturbarte frente a la celestial mirada de tus santos de yeso.
               El lugar preferido es el taller, en donde creas e inmortalizas a tus santos de 18 pulgadas. Siempre les explicas a las virginales y menudas monjitas que lo más importante son los ojos y que por eso deben ser pintados con gran realismo. Todas te miran con respeto, con ganas de aprender, pero en tu mente degenerada, creas excitantes imágenes a costa de ellas… allí posees a todas por igual, ultrajando y sodomizando con un miembro irreal cada agujero creado sabiamente por el Altísimo. Ya no te controlas. Te vienen grandes ganas de salir corriendo para masturbarte frente a la estática mirada de tus santos de yeso. El placer es inimaginable.
              
               Las fantasías sexuales hacia las dulces monjitas no pasan desapercibidas para la voluptuosa madre superiora. Ella celebra a modo de lúbrico placer carnal, tus demenciales actos de onanismo exacerbado, pues ella te descubrió un día que la espiabas por ese agujerito en la pared, cuando recitaba ahogada en grasientos orgasmos un signum crucis in extremo ¿recuerdas? pero las manchas de las corridas son difíciles de ocultar en la sotana... eso lo sabes muy bien.
               Ella te pidió la confección de su santo favorito para pagar su silencio.
               El pobre San Martín de 18 pulgadas, entraba y salía de aquella enmarañada ventosa... una y otra vez, una y otra vez…

* * *

               Pero todo cambió para peor cuando quisiste experimentar algo totalmente nuevo.

               Hace algunas semanas que los santitos no te excitan de la misma forma que antes. “Sus miradas”, te cuestionas, “sus miradas ya no me están satisfaciendo”.
               Deprimido, piensas que todo está en la mirada, pues las miradas frías de tus santitos ahora te ocasionan más nauseas que regocijo... claro…, hasta que tuviste esa sombría visión.
              
               Cada semana invitabas a caminar por los lugares más desolados y oscuros del convento a una que otra incauta monjita. Tu carisma ayudaba bastante, creo que ese rostro de Jesús de Franco Zeffirelli era el gancho ideal, de cierta forma a ellas les encantaba.
               En el momento menos esperado les dabas un fuerte golpe en la cabeza, les inyectabas un alucinógeno y las arrastrabas hacia el taller. Allí procedías con una escofina. Sacabas con sumo cuidado las corneas. Las guardabas en un frasco y te perdías entre las sombras, dejando el cuerpo tirado en uno de los distintos pasillos del convento.
               Una vez en tu cuarto comenzaba el grotesco show, el cual consistía en añadir las corneas a tus amados santitos. “Ahora me están mirando”, decías brincando de alegría.
              
               Al principio era algo bastante tosco, brutal. La escofina no cumplía con la tarea al pié de la letra. En muchas ocasiones al hacer la presión inadecuada, el ojo se reventaba por completo o bien, se salía quedando agarrado tan sólo de nervios y arterias. Luego, con la incorporación de una navaja, la rebanada del ojo se hizo más precisa y con ello el resultado final se tornó más profesional.

* * *

               Con el pasar del tiempo, el patio de recreo y esparcimiento se fue llenando de monjitas ciegas. Era algo muy simpático de ver, imagínense; todas chocando unas con otras en las horas de recreo.

               El nuevo repertorio de santos de yeso fue creciendo aún más, incluso... inventaste nuevos santos. “¡Es cosa de Satán!”, decían las monjas más rancias del convento. Otras, decían que eran milagros, pues las víctimas siempre tenían divinas visiones de su Creador, con proféticos mensajes de evangelización y amor. La madre superiora les seguía la corriente a las demás, pues para entonces, ya contaba con una magnífica colección de santos de todas formas, grosores y tamaños.

               Las visiones proféticas en el convento llegaron finalmente a oídos del vaticano. Entonces fuiste enviado a una abadía de padres salesianos. "No será lo mismo", pensaste asqueado, "no será lo mismo"...






0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada