jueves, 29 de junio de 2017

"¡Déjame Tranquilo!" por Fraterno Dracon Saccis














Ilustración por Alex Olivares.













No se equivoquen. No es que sea un mal agradecido del cielo, por el privilegio de haber sobrevivido en tan buenas condiciones a un naufragio. Tengo agua envasada además de la que se recolectó de la lluvia. Tengo comida enlatada para al menos unas dos semanas más. Una biblia, un catálogo de motores de lancha, del que he aprendido bastante, y una novela de Dickens, “Historia de dos ciudades”. Y bueno, tengo mi salud, mi vida. Algo que no pueden decir el resto de los tripulantes. 

Pero lo que me tiene ya bastante harto es la soledad. Me tiene harto la incertidumbre. Me tiene harto el silencio. 

Llevo dos días, a ratos dudo y creo que son tres, a la deriva en mar abierto y no diviso tierra. ¡Dios mio! Si ya ni siquiera puedo ver los restos del naufragio. ¡Ni una mísera tabla! Y soy un negado en cuanto a navegación. Tengo una brújula y no puedo hacer otra cosa más que intentar guiar el bote salvavidas hacia el norte. Dos días, y no ha venido nadie en mi rescate. Ya estoy más que preocupado y sé que preocuparme no es nada útil. Pero entenderán que no tengo nada mejor que hacer. Ya terminé de leer “Historia de dos ciudades”. Estoy al borde de la locura si lo pienso, porque estoy evaluando leer la biblia completa. Tal vez sea Dios quien espera que termine esa tarea para enviarme su mano amiga. 

Se los dije. Estoy al borde de la locura. 

viernes, 23 de junio de 2017

"San Juan Uróboros" por Aldo Astete Cuadra*














*Ilustración por Sarkhan Jace Vol Beleren, ganador del concurso de ilustración de Chile del Terror III: Mare Monstrum.














     Siento que esto lo he vivido muchas veces, que hay una recirculación que no para, que me involucra con una pérdida total de la consciencia, hasta ahora, hasta este momento, en que me encuentro sentado en la mesa del café aledaño a la galería escribiendo atropelladamente esto en un individual de papel craft, antes de que se me olvide, antes de que vuelva a estar dando vueltas en una Víspera de San Juan eterna.
Lo que quiero contarles me está ocurriendo aquí y ahora, algo ha sucedido que el Uróboros me ha dado un respiro, pero temo que jamás saldré de aquí. Si la actual ruptura en el espacio tiempo no se vuelve a dar, quiero que esto quede como un mensaje, como una experiencia que espero a ustedes nunca les ocurra, para mí fue aquella pintura que por casualidad he visto en la galería de arte de los Barrios Bajos en Valdivia, y que para ustedes puede tener otro origen.

     Algo detonó en mí aquella composición, una especie de irreversibilidad, como si el tiempo y el espacio fueran parte de una imagen en la que yo no podía estar afuera, no sé si me explico, pero aquel cuadro estaba llamándome a intentarlo, y solo aquel cuadro. El resto de la exposición era buena, pero esta obra me saturó, me descompensó, me hizo querer irme, pero no de la galería, sino que hacia el interior, hasta ese momento en que confluían cinco elementos con un mensaje claro, “lo prohibido”. Por mucho que intenté, no conseguí desdoblarme, nunca lo había hecho por lo demás, pero como les menciono, mi vínculo con aquella pintura me permitía pensar que era capaz de todo, de lo imposible. 

     Pregunté su valor, quedaron de averiguarlo, pues justo el de ese cuadro lo desconocían. Me molesté, no con las encargadas, sino con lo que a esas alturas yo ya consideraba era una conspiración, que me empujaba a intentar una ilusión con tal de probar que ese momento inmortalizado me pertenecía, ¿cuáles eran las consecuencias?, ni idea, no me interesaba, ni que aquella flor fuera de fino oro, o que la riqueza y la maldición que siempre estas fortunas misteriosas llevan aparejada cayera sobre mí, con todo su peso. Mi fijación era, al fin, tentar a la suerte, a la tradición con sus leyendas y supersticiones.

lunes, 5 de junio de 2017

CONCURSO PARA ILUSTRADORES: Gana una copia de "Chile del Terror III: Mare Monstrum


Tenemos un nuevo concurso, esta vez dirigido a los ilustradores. A continuación las bases.