"Hombres de Negro" por Aldo Astete Cuadra.

Abren los fuegos del especial lovecraftiano, la dupla de Aldo Astete en las letras y All Gore en la ilustración con el relato "Hombres de Negro".

Editorial: Especial de Lovecraft y más noticias.

Mes de H. P. Lovecraft, venta en verde de Austrobórea Editores para la reedición de las obras de Aldo Astete Cuadra y Pablo Espinoza Bardi, y lo nuevo de Ominous Tales.

"Rebeca" por Aldo Astete Cuadra.

Relato de Aldo Astete Cuadra, con el debut en los lápices de Johnny Aracena.

"Sueños Lovecraftianos" por Pablo Espinoza Bardi.

En el mes del mar de Chile del Terror, no podía faltar un relato lovecraftiano, a cargo de Pablo Espinoza Bardi en las letras y Alex Olivares en la ilustración.

"Solo" por Aldo Astete Cuadra.

Aldo Astete Cuadra, junto a los trazos de Ana Oyanadel, nos traen un relato enmarcado en nuestro mes del mar.

"Necrotesta Pedófaga" por Fraterno Dracon Saccis.

Continúa el mes del mar en Chile del Terror, con un relato de horror escrito por Fraterno Dracon Saccis e ilustrado por All Gore..

"Cuando se rompen las olas" por Aldo Astete Cuadra.

Inauguramos nuestro mes del mar con una publicación nocturna, presentada por la dupla Aldo Astete - Visceral.

viernes, 27 de febrero de 2015

"La Macabra Verdad del Señor Stevens" por H. E. Pérez













Ilustración por All Gore.












La Macabra Verdad del Señor Stevens1



No te enfades, ¡por Dios…!
Despréciame si quieres,
porque verdaderamente soy despreciable,
pero no me odies.

(Emily Brontë, Cumbres Borrascosas)



“Es totalmente desquiciado narrar lo sucedido aquella noche de invierno de 1926, pero los hechos son tan extraños, si es que extraños es la palabra idónea, que se ha vuelto casi una necesidad liberarme de este tormento y endosarlo a vosotros. Trataré de restringirme sólo a lo esencial de los acontecimientos y no a los detalles, para que así vuestras almas no se perturben en demasía.

“Recuerdo que todo comenzó con un huracanado y gélido viento que corría de oeste a este. Los árboles del Pasillo Principal del cementerio City Road Chapel de Londres se agitaban con violencia. Incluso, y rememoro con temor, más de un frasco con flores cayó al suelo quebrándose en gruesos trozos de vidrio, derramando una mezcla de agua y pétalos podridos.

“Pasé por el Pasillo directo a mi oficina ya que sentí necesario un descanso, pues algo agobiaba con gran tristeza mi alma: hace exactamente un año que no tenía noticias de mi mujer, y eso me ponía melancólico, pues la amaba con pasión.

“Cuando faltaban aproximadamente diez metros para llegar mi lámpara se apagó. Quedé, entonces, en plena penumbra, sólo la esporádica luz de la luna, que surgía de vez en cuando entre las espesas nubes, me iluminaba. Saqué fósforos desde el bolsillo de mi pantalón y con ellos volví a encender la mecha. Fue ahí cuando a mi diestra, a unos setenta metros de distancia, vi bajar una rápida sombra desde el empalme del Muro Oeste con el Norte. Me asusté. Pero de inmediato llegó a mi cerebro la idea de que ésta se había provocado por el efecto que produjo la súbita lumbre del candil en mis pupilas cansadas. Me tranquilicé y pretendí caminar, sin embargo, un sonido metálico me detuvo. Quedé inmóvil bajo la égida de un ángel de mármol, el cual da la bienvenida al Pasillo. Temeroso, llevé con lentitud mi mano al cinturón, palpé la funda del revólver y traté de asirme de él, mas no pude hacerlo, pues en ese momento recordé que lo había olvidado sobre el escritorio de mi oficina. Decidí ir a buscarlo.



“Caminé rápidamente. Más bien, los pasos que di fueron largos, para que así la distancia entre el ángel de mármol y la oficina se redujera al mínimo. Declaro que, a pesar de los ocho años que llevaba trabajando en el cementerio, y que he visto muchas imágenes siniestras y he oído muchos ruidos extraños, me sentía temeroso. Bien pudo haber sido un ágil felino que se deslizó hacia el interior del recinto, o una paloma u otra ave que, con su aletear ligero, haya provocado ese sonido, el que yo mal interpretaba como metálico. Sin embargo, la rigidez de mis miembros y la agitación de mi pulso decían lo contrario.

“Abrí la puerta de mi despacho e ingresé con premura, cerrando apenas entré. Encendí otra lámpara con el fin de iluminar mejor la estancia y me percaté que todo estaba en su lugar: a mi siniestra el espejo de cuerpo entero – hermoso regalo de mi esposa -, junto a él el sofá y, más allá, mi escritorio apegado a la ventana que da a la calle. Sobre él la lámpara, el teléfono, unos documentos, mi pluma, el tintero, y ahí, junto a un vaso con agua, mi revólver. Lo tomé y lo enfundé. Sabía que estaba cargado.



sábado, 21 de febrero de 2015

"Encuentro en el Parque Stix" por Armando Rosselot













Detalle de ilustración de LordNecro Arlequin (Necroscopio).








Sabía que lo que hice no era bueno, había degollado a la abuela y a su nieta por unos cuantos billetes. Entré con temor al parque Stix, huyendo. Aminoré el paso al creer que había oído algo. Pensé en otro asaltante, o en varios, en lo que sería una cuchilla clavada en mi vientre y el frío de la muerte acariciándome, o tal vez, un disparo en la cabeza, un golpe fuerte en la nuca que haría que poco a poco dejara de percibir todo alrededor hasta caer inconsciente en los brazos de la oscuridad. Apuré el paso, tanto que en un momento me di cuenta que corría. Paré, respiré hondo, y cuando me disponía a seguir mi camino fue cuando sentí una presencia detrás mío.

Me volteé rápido y lo vi. Vi lo que creí era sólo posible en las pesadillas, tanto que no pude moverme y el miedo fue tan inmenso que doblegó mi mente en décimas de segundo dajándome en una especie de hipnósis.

Él tocó mi rostro con una suavidad repugnante, con algo similar a una mano y me observó con su único e inmenso ojo, embutido en aquella cabeza sin boca que irradiaba un ardor imposible y un grito convertido en un susurro preso de la carne y los huesos. Jaló de mí con descomunal fuerza y apoyó su húmedo cráneo sobre mi cabeza. En ese momento conocí la verdad.

viernes, 13 de febrero de 2015

"Experiencia primigenia" por Michael Rivera Marín













Bosquejo de ilustración por iGhor Alarcón.










No puedo correr más. Me cuesta respirar. Caeré. Seré su víctima. No soy capaz de defenderme solo. Tienen ocho brazos ansiosos por golpearme hasta matarme. No vale la pena intentar luchar contra ellos… siempre han sido unos monstruos.

¿Por qué arrancas de nosotros, Howard?

Somos tus compañeros de curso.

Yo me sentaba junto a ti.

¿O acaso te ibas a ir del colegio y la ciudad sin despedirte?

¿Por qué me acercaría a ellos si nunca fuimos amigos? Con ese asiático solo nos saludamos porque estaba toda la clase a mi lado; con los dos mestizos hicimos un trabajo de ciencia, pero me aburrieron con su regocijo en la ignorancia; y al árabe nunca le dirigí una mirada.

¿No vas a responder? –Me gritó el más gordo–. ¿Tienes miedo?

¿Por qué metió su mano al bolsillo? ¿Está armado? Miro a mi rededor y descubro que escogí mal la calle para esconderme. El frío de la tarde aleja a los pocos transeúntes que podrían ayudarme.

Estamos solos. Quieres saber lo que tengo aquí, ¿verdad?

He recuperado el aliento, pero soy delgado y demasiado débil para enfrentarlos. Solo puedo actuar como el astuto Dupin e intentar distraerlos hasta que alguien me socorra.

Podría gritar desesperadamente para llamar la atención de las familias en las casas, pero lucen vidrios quebrados, profundas grietas en sus muros, probablemente estén abandonadas o vivan en ellas pordioseros, inmigrantes o criminales.

No tengo miedo. Imagino que escondes una navaja. Solo temo a lo desconocido, no a lo oculto y obvio.

miércoles, 11 de febrero de 2015

"Tu sangre, mi obsesión" por Daniel H.V.













Ilustración por Daniel Orves.









Arrancaré tus labios de una mordida,
te abrazaré fuerte rompiendo tus costillas,
rasgaré tu piel con mis uñas,
con mis dedos sostendré tu rostro agónico.

Clavaré mis pulgares en tus ojos,
destriparé y desmembraré tu cuerpo,
esperaré hasta que la última gota de sangre
corra por tus blancas mejillas.

La habitación será el lienzo
donde regaré tus entrañas.

Serán tus gritos mi inspiración,
tu dolor será el eco eterno en mi interior.
Nos bañaremos con tu sangre,
bebiéndola hasta embriagarnos

Me abalanzaré sobre tus órganos,
engulliré tu vientre reptando sobre tus restos.

Y al fin...
seremos uno.

viernes, 6 de febrero de 2015

"En las profundidades" por Javier Maldonado Quiroga













Bosquejo de ilustración por Johnny Aracena.










El edificio se levantaba ante él como el cadáver de una criatura gigantesca y repulsiva olvidada junto al borde del camino. El día comenzaba a decaer rápidamente, demasiado rápido para su gusto, por lo que apuró el paso. El silencio que reinaba en aquel sitio lo hacía sentir inquieto. El muchacho hubiera esperado la presencia de algún perro solitario, o uno que otro pájaro en las inmediaciones, pero no había nada, excepto por la densa vegetación que había ido creciendo alrededor de la estructura a lo largo de los años.

No tenía idea de cuánto tiempo llevaba abandonada, pero sabía que en algún momento, durante la infancia de sus padres, había sido un importante centro deportivo y, como era de esperarse, había terminado siendo reemplazada por un complejo mejor equipado y mucho más moderno en el centro de la ciudad. Ahora no era más que una mole gris que parecía resistirse al inexorable paso del tiempo.
Las murallas exteriores estaban cubiertas de algunos viejos grafitis, aunque el muchacho sabía que la mayoría de las personas había aprendido a evitar aquel lugar. Se comentaban cosas macabras en los alrededores. Hace algunos años, en los periódicos locales, se había publicado un reportaje sobre una secta que durante meses usó el edificio para llevar a cabo sus rituales. Todos los miembros habían sido detenidos, e incluso algunos encarcelados, aunque nunca se supo con claridad la naturaleza de su culto. Lo relevante de aquel incidente era el hecho de que poco tiempo después habían comenzado a suceder extraños fenómenos en la zona: ruidos y luces durante las noches, y posteriormente la inexplicable desaparición de algunas piezas de ganado.

martes, 3 de febrero de 2015

"Hoy, nada puede fallar" por Pablo Espinoza Bardi




“My semen is bleeding, 
the smell of decay"

I cum blood  – Cannibal Corpse



El sujeto se encuentra parado frente a la ventana del último piso, restregando su asquerosa verga contra el vidrio. Él está en la cima, on the top… intocable e invisible.    
Abajo, en la calle, transitan madres e hijos, padres y ancianos, todos haciendo una vida normal. Son como insectos –piensa apoyado en la ventana– o más bien como tiernos corderos dispuestos a ser sacrificados por un goce superior 

Entonces ve a un grupo de niños jugar a la "escondida" en el parque y eso lo llena de ternura. Se escupe la mano y fricciona su verga con más fuerza. Su entrepierna se pone rojiza y hiede a lo que guarda en el closet hace semanas, en tanto que unos piececitos que se asoman bajo la cama dan sus últimos estertores. 

Finalmente descarga su chorro hacia la ventana y al mundo. 
El hedor de su vicio inunda nuevamente la habitación. 

Pero todo está bien, la vida le sonríe. El estanque lo tiene lleno y la revisión técnica al día. El pinito olor–naranja es perfecto para tapar ciertos aromas y eso lo hace feliz, al igual que los peluches de plaza sésamo que adornan su furgón. ¡A ellos les encanta! –dice satisfecho– Hoy, nada puede fallar.

martes, 27 de enero de 2015

“En los dominios de la Serpiente” por Sergio Fritz Roa













Bosquejo de ilustración por Visceral.










1.-
KURT KEISSELL

Kurt Keissell es un nombre perdido dentro de la historia del mundo. Perdido, como el de tantos millones que se amontonan en esa niebla voraz que llamamos tiempo. La memoria es algo frágil y cruel. Al igual que en una lotería, los premiados son pocos. Y Keissell fue devorado por el olvido... hasta ahora, que deseo rescatar su valentía y hablar sobre su extraño caso, del cual el destino me hizo partícipe.

Vivió en una extrema soledad, unido a pocas cosas: libros de arqueología, recortes de diarios, ensayos sobre mitologías variadas. Como Charles Fort, fue un asombrado compilador de conocimientos arcanos y prohibidos.

Lo conocí en la Biblioteca Nacional. En aquella época ya trabajaba como bibliotecario, haciendo un reemplazo. Debido a la cortesía y puntualidad en mi llegada, postulé con éxito a un puesto fijo; siendo destinado a la sección de Historia. En esa sala pude ver cómo dos o tres veces a la semana un personaje rubio, de tamaño alto, ojos claros refugiados en unos lentes de gruesos marcos y voz cavernosa, solicitaba libros relacionados con un solo tema: la serpiente en las culturas y religiones. Recuerdo haberle entregado libros, revistas y separatas vinculadas con el culto a la serpiente, los dioses Nagas y aspectos de la mitología chilota y mapuche referentes a las serpientes Caicai Vilú y Trengtreng Vilú.

Debido a lo inusual de su búsqueda, he de confesar que no hallaba el momento de entablar conversación con este caballero misterioso.

Una mañana en que la sala estaba prácticamente vacía, decidí abordarlo. Como suele ocurrir cuando se desea conocer a alguien, partí con palabras nada profundas, comentando la ausencia de lectores en el establecimiento aquel día. Al ver que ello no generaba más reacción que la de una simple afirmación, decidí atacar con mayor precisión; y, con la excusa de que tenía material sobre su interés (esto era cierto, aunque el texto no era de la institución sino mío, hallándose en mi hogar; libro que, por lo demás, trataba sobre aspectos mágicos y no propiamente folclóricos), pude entablar una conversación más libre y generosa, aunque todavía insuficiente. El nexo se había logrado, y, cada vez que pedía un texto, me saludaba con amabilidad para luego intercambiar algunas expresiones que iban más allá de lo bueno o malo del clima. Con el tiempo se generó una complicidad entre ambos; y, un jueves, a poco de terminar la jornada laboral, me preguntó si sería tan amable de acompañarlo a su hogar a fin de conocer el objeto de su investigación.

Aun cuando me sorprendió dicha invitación, era lo que había esperado. Envié un mensaje al email de un amigo, cancelando una reunión acordada para el atardecer con antiguos compañeros del liceo; y me puse la chaqueta, para dirigirme con Keissell al exterior.

El hogar de mi nuevo amigo se encontraba en el centro de Santiago, a pocas cuadras de la biblioteca. Era un departamento bastante ordenado y repleto de libros en estanterías que cubrían casi todas las paredes. Los textos, pude ver, se referían a mitología, religiones comparadas, arqueología y ciencias ocultas.

Me sirvió un café y unas galletas.

Mientras transcurrían las horas y la noche empezaba a extender su imperio, yo veía como Keissell se transformaba en un ser apasionado, que hablaba sobre amenazas extraterrestres, cultos proscritos y un futuro ominoso para la humanidad.

Su voz se elevaba, tomaba el cigarro nervioso y miraba desde el balcón hacia la noche como extasiado. Parecía un profeta loco, el mensajero de una secta o quizá un científico rechazado por la academia que anhelaba una venganza intelectual.

Quien viese y escuchase a Keissell esa noche, podría haber pensado que debido a su soledad, aquél estaba alejándose de la realidad y la sensatez, viviendo en un nerviosismo extremo, enfermizo. Y, sin embargo, su sinceridad era evidente (o al menos, a mí me pareció), como la lógica de sus argumentos, que, por extraños que pudieran ser, no dejaba de acompañarlos con pruebas, citas, y silogismos.

Señaló que el interés por las serpientes radicaba en la existencia de un culto primigenio en donde los ofidios eran el símbolo de una monstruosidad que acechaba en el tiempo a la raza humana. A través de distintas formas, los adoradores de la serpiente intentaban hacer renacer su credo y extenderlo al globo. Los ritos siempre eran brutales y sangrientos. En el fondo, anhelaban el caos, lo que sería propicio para el despertar de seres abominables, tales como hombres-serpientes, hombres-peces (“dagones” y “profundos” los llamaba), y hombres-alados (entre los que había piuchenes, vampiros, etc). Pero, existían más horrores, y los anteriores no eran sino solo los servidores que estaban en un estadio intermedio de poder. Los dioses en realidad eran otros: les llamaba los Antiguos, y eran serpientes gigantes, seres idiotas de grandes poderes y bestias tentaculares, entre otros. Todo ello me recordó al escritor de ficción de horror Howard Phillips Lovecraft y su mundo repleto de criaturas del mal. En efecto, me respondió, Keissell, Lovecraft había vislumbrado, “intuido”, desde la literatura tales seres; pero, la mitología de casi todos los pueblos ya era suficiente expresiva. Señaló que algunos ocultistas como Kenneth Grant vieron esta relación entre serpientes y Antiguos “lovecraftianos”; y que él había seguido la pista de estos investigadores. Es más, me señaló que antes de morir Grant le dio una carpeta inédita con sus investigaciones, de las cuales él era heredero.

El amor por la mitología le había permitido a Keissell descubrir la importancia de América en el culto a la serpiente. No por nada Quetzacóatl y Kukulkan eran serpientes emplumadas veneradas en el viejo México. Kukulkan recordaba al nombre Kutulu (¡el Cthulhu de Lovecraft!). La cultura de San Agustín, en Colombia, también había representado su adoración a la serpiente en esculturas. El pueblo Chan Chan en Perú, hizo algo parecido en sus edificios. Otro caso era el pueblo cañari (“hijos de la serpiente”), que fueron adoradores del ofidio, y que según ciertas leyendas el fundador de ese pueblo antes de desaparecer se transformó en una serpiente, sumergiéndose en un lago. Pero, América lo había proveído de una fuente que le permitía ampliar sus estudios: la creencia chilota como mapuche en un conflicto ocurrido ab origine entre dos serpientes: Caicai Vilú y Trengtreng Vilú. Esta dualidad representada entre la serpiente de agua (Caicai Vilú) y otra de tierra (Trengtreng Vilú) no era otra cosa que la eterna lucha entre bien y mal. Aunque Caicai Vilú fue derrotada, sin embargo su culto se habría mantenido por milenios, aunque en las sombras. Y era especialmente en la zona donde se libró la gran batalla, en la zona comprendida de Araucanía a Chiloé, al sur de Chile, donde se estaban realizando ciertos actos que según Keissell tenían relación directa con el renacer y recrudecimiento del culto antiguo...

Ello era lo que le obligaba a ir al sur chileno, primero a Chiloé y luego a un lugar de la costa de Araucanía llamado Nehuentúe, pues un conocido mapuche de la capital le había hablado sobre una machi de esa localidad que a ciertos lonkos le había advertido sobre la existencia de kalkus (brujos) que estaban intentando hacer volver a la serpiente Caicai Vilú.

Deseaba detenerlos, pues de lo contrario la humanidad peligraba.